Connect with us

Editorial

Resolución para el 2021: Vida y República

Es costumbre en cada inicio de año fijarse metas o “resoluciones” para el nuevo año. Se dice que uno de los errores más grandes a la hora de hacer las “resoluciones” para el año es hacerlo muy específico, lo cual tiende a perder sentido cuando comienza a fallar o quizás el mismo transcurso del tiempo obligue a uno a abandonar dichas metas por diversas circunstancias. Así, en lugar de decir voy a perder tantos gramos de peso por semana, es mejor solo decir “voy a perder peso”, y dejar que esa idea se adapte a las planificaciones del año.

Este 2020 nos ha mostrado la importancia de mantener una vida sana a nivel personal, pero también nos ha mostrado el nivel de decadencia moral y depravación del gobierno. “El Paraguay está bien”, asegura el presidente, mientras que esa realidad no es la que viven los comunes que no disfrutan de los jugosos beneficios del Estado. Sin dudas, a los políticos les ha ido muy bien el año que pasó, pero a los comunes y a la República, no.

El pueblo paraguayo está siendo cada vez más agobiado por la corrupción gubernamental. Los políticos parecen ver al Estado como un Estado piñata, al que hay que romperlo y vaciarlo. El Poder Judicial hace ya mucho tiempo que no funciona para hacer justicia y en estos últimos años hemos visto cómo la ciudadanía tuvo que intervenir para salvaguardar los intereses de la República.

El Paraguay se está quedando sin bosques, sin selvas y sin vida silvestre. El caso de Marina Cue viene a reflejar que no hay posturas patrióticas de parte de los políticos. Solo basta un grupo que se autoproclame como pueblo para exigir posesión de lo que es de todos los paraguayos. El caso de la Chacarita resultó ser también una revelación arqueológica, ya que tras la desgracia del incendio se redescubrió que existía una hermosa calle pública, como se puede también apreciar en fotos de antaño.

La República se fundamenta en la ‘cosa pública’ (respublica). Marcha un grupo de campesinos sobre Asunción y consiguen que los políticos les beneficien con dinero que es parte de la cosa pública. Las tierras públicas son ocupadas y a muy pocos políticos parece importarles que nos estemos quedando sin espacios públicos, y que los mismos se estén nuevamente repartiendo arbitrariamente.

El 2020 nos ha revelado más visiblemente la ominosa sombra que atenta contra la vida, contra las libertades civiles y contra la República.

Para el 2021, nuestra resolución en ElNacional es la de promover y defender la vida y la República. La vida, que inicia desde la concepción, debe ser sagrada. La calidad de vida debe ser garantizada por el Estado por medio de oportunidades iguales para todos. Los bienes públicos tienen que ser sacros, pues no solo pertenecen al pueblo de aquí y ahora, sino que son parte del patrimonio que pertenece a un pueblo histórico mucho más grande.

La República es también de nuestros ancestros, que lucharon por ella y de las generaciones futuras que heredarán nuestras decisiones.

Somos un mismo pueblo, principio y final.

 

DDWS

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!