Conectáte con nosotros

Política

Más que analizar el abuso de prisión preventiva se debe debatir su duración 

Hablar de abuso de la prisión preventiva es analizar las circunstancias en la cual se otorga dicha medida y no solo tendría que ser ese el punto en debate, manifestó la ministra de Justicia, Cecilia Pérez, quien considera necesario verificar además el tiempo de duración de la orden judicial.

En declaraciones para El Nacional, mencionó que actualmente en las penitenciarías existen personas  con un promedio de 4 a 5 años que están privadas de libertad sin condena. “Si estas personas estuvieron estudiando o trabajando, después ya no se les reconoce para el tratamiento penitenciario porque están en manos de otros jueces, por ende en otra etapa. Entonces eso también desmotiva la situación actual, porque hay gente que trabaja sin tener que trabajar, y estudia sin tener que estudiar”.

La secretaria de Estado considera que no solo hay que tratar los cumplimientos y los requisitos indispensables o excepcionales de la prisión preventiva, sino también además analizar un esquema de trabajo de la duración de la reclusión. Es decir, debatir sobre si es necesario privarlos de su libertad, cuánto tiempo se puede tener a una persona así sin condena. “Algo que se ajuste a las leyes, pero también tratar de que el sistema judicial sea más eficiente. Entiendo que hay casos super complejos, por tanto sería necesario realizar algunos ajustes legislativos para que se acomoden a las circunstancias de complejidad del caso cuando se extienden las investigaciones por cuestiones extraordinarios o cuando las audiencias preliminares tengan 20 acusados”, refirió.

Superpoblación le da soldados al crimen organizado 

En ese contexto, cree que son puntos que se deberían de tener en cuenta y hacer ciertos ajustes para advertir de que están -dentro del plazo- privados de su libertad y no ya en un esquema irregular. La ministra mencionó que eso facilitaría las malas condiciones en la infraestructura y ‘el hacinamiento por la superpoblación que le da soldados al crimen organizado’.

La Jungla

La titular de Justicia indicó que los reclusos con quien negocio desconocían la existencia de fallecidos dentro del penal y que hasta se mostraron sorprendidos con respecto a las muertes. «No se hasta que punto es cierto, porque estaban todos los cuerpos en el patio».

La Jungla es un sector que alberga a soldados de Armando Rotela, es igual a lo que es el sector Camboya, de lo cual deriva calificarle a un interno de “Camboyano”. Se trata de un pasillero que generalmente crea disturbio, como que no tiene nada que perder, indicó la ministra al tiempo de afirmar que en la Jungla están los Rotela.

«Están repartidos por todo el penal. Pretenden desvincularse de los pasilleros que están hacia el frente debajo del tinglado, pero no es así. Nosotros sabemos que están vinculados. Pero hay sectores dentro de la penitenciaria que no tienen nada que ver ni pertenecen a ningún grupo, nosotros somos independientes te dicen».

Emprendedurismo 

Con respeto a la re-inserción social, sostuvo que actualmente trabajan incentivando el emprendedurismo por su efecto positivo. “El interno que produce su propio producto y vende le cambia la visión de sí mismo, porque ve que la gente quiere lo que el hace, que generalmente es rechazado en otros países, donde los productos penitenciarios son de primera necesidad pero la gente no compra porque vienen del sistema. Sin embargo, acá se quiere”, resaltó.

En cuanto al involucramiento de las empresas de la sociedad civil, cree que se debe de buscar algún tipo de incentivo, “porque no podemos hablar de re-inserción social sin la sociedad y en este plan de reforma, las oficinas del medio libre que son las que van a conectar con el que ya está para reinsertarse con el de afuera, tienen un papel clave”, sentenció.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos