Conectáte con nosotros

Política

Arnaldo Giuzzio: “El Chaco es espacio liberado para el narcotráfico”

Arnaldo Giuzzio reconoce que hasta no contar con radares y escáneres nuestro país será muy dificil controlar el tráfico de drogas. Foto: Archivo

Arnaldo Giuzzio reconoce que hasta no contar con radares y escáneres nuestro país será muy dificil controlar el tráfico de drogas. Foto: Archivo

El ministro del Interior Arnaldo Giuzzio definió al Chaco paraguayo como “un espacio liberado” para el narcotráfico, debido a la falta de radares que facilita los vuelos de las narcoavionetas procedentes de Bolivia, que aterrizan sin inconvenientes en estancias chaqueñas, como la allanada el miércoles pasado en Alto Paraguay, donde se encontraron 1.400 kilos de cocaína, se detuvo a 13 personas y se decomisó una aeronave que se disponía a trasportar tambores de precursor químico para la fabricación de la droga.

“No hay radares, eso genera un espacio liberado. Cuando Brasil instaló sus radares la ruta del narcotráfico se movió hacia nuestro territorio”, explicó el secretario de Estado. “Es muy difícil detectar porque no tenemos la tecnología”, agregó entrevistado por radio Monumental.

Giuzzio señaló que no obstante la falta de medios, durante su gestión al frente de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), “hicimos tres operaciones de intercepción en el aire; una de las avionetas se quemó totalmente, a la otra la obligamos a aterrizar a tiempo como para arrestar al piloto y secuestrar la carga y el avión; y en el tercer caso, el avión dio la vuelta y regresó a Bolivia de donde había partido”.

“Todo esto fue posible porque se advirtió a tiempo, pero cuánto de esto está pasando diariamente, por semana, por mes, por año”, se lamentó. “Es un problema de seguridad, pone en peligro al Estado desde todo punto de vista; además compromete también la imagen de nuestro país, ya que somos considerado un país de tránsito fácil, vulnerable, al no contar con mecanismos de control de nuestro espacio aéreo”, agregó.

El secretario de Estado adelantó que el Poder Ejecutivo trabaja en el diseño de un plan de seguridad, defensa e inteligencia que será remitido al Congreso en los próximos días, y que contempla, precisamente, la adquisición de radares para cubrir el espacio aéreo chaqueño e impedir el ingreso de vuelos ilegales. “No es la primera vez que hablamos de la vulnerabilidad de nuestro tránsito aéreo. No hay radares en el Chaco, eso ya es un espacio liberado”, reiteró.

La narcoavioneta secuestrada el miércoles en Alto Paraguay, una de las pocas que el Estado paraguayo logra capturar. Foto: Senad

Contó que el año pasado se incorporó en el presupuesto de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) la compra de dos radares que tienen que instalarse de forma coordinada con la Fuerza Aérea Paraguaya (FAP), ya que ambas instituciones trabajan en dos frecuencias distintas.

Más escáneres

El ministro Guizzio señaló también que el Estado debe contar con escáneres de alta tecnología para el control en los puertos privados y de cara a la inauguración de la Ruta Bioceánica, que tiene ya más del 60% de avance y que va a tornar vetustos los mecanismos “tradicionales de control con hombres y canes”.

“Tenemos que modernizar nuestra tecnología, lo que me preocupa son los escáneres, el Estado debe adquirir y prepararse para el potencial tránsito en la Ruta Bioceánica; cuando se habilite va a generar un fluido de 1.500, 2.000 camiones por día y eso tiene que ser controlado rápidamente, no podemos hacer a lo Paraguay, tenemos que tener escáneres de última generación”, señaló.

Indicó que estos aparatos son “imprescindibles” para el control de los puertos privados, por donde se canaliza más del 80% de lo que entra y sale del país. “Tenemos que contar con un modelo de control tecnológico, porque por el modelo tradicional de hombres y canes es imposible revisar 1.000 contenedores por día”, argumentó.

Puente aéreo

Hace unos meses, en ocasión del allanamiento del hangar del aeródromo de Arrayán, ubicado entre las ciudades de Areguá y Luque en una zona bastante despoblada, el agente antidrogas Esteban Gaselli señalaba a El Nacional que la actividad aeronáutica ilegal en el espacio aéreo paraguayo aumentó a la par del florecimiento de aeródromos privados y pistas clandestinas localizadas en puntos desiertos del Chaco y el noreste de la Región Oriental. Alto Paraguay, Boquerón, Presidente Hayes, Vallemí, Concepción, Amambay y la reserva de Mbaracaju, se ubican en el polígono del tráfico aéreo clandestino.

Por otra parte, estimaciones de la Dinac contabilizan en 2.500 las pistas registradas por la institución, pero sólo 1 de cada 4 están autorizadas a mantenerse operativas. En febrero de 2020, en ocasión de un operativo en el Parque Nacional de Paso Bravo, donde la Senad destruyó una pista ilegal, su entonces titular Arnaldo Giuzzio había hablado de la existencia de 170 aeródromos clandestinos en el país, muchos de ellos ubicados en el Chaco.

A la par del crecimiento del “puente aéreo”, tal como llama la agencia antidrogas al tráfico de drogas en avionetas ligeras, el agente Gaselli afirmaba que la mayor dificultad de los organismos de control y combate de esta actividad ilegal es la falta de recursos, presupuestarios y tecnológicos; los radares y escáneres de los que habla el ministro Giuzzio.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos