Conectáte con nosotros

Política

Félix Sosa: ANDE necesita U$S 6.500 millones de inversión en 10 años

Ingeniero Félix Sosa, presidente de la ANDE, en el programa de Bruno Masi. Foto: Captura de pantalla

Ingeniero Félix Sosa, presidente de la ANDE, en el programa de Bruno Masi. Foto: Captura de pantalla

2033 podría ser el año del apocalipsis energético paraguayo, con ningún excedente de energía de ninguna de las tres represas de que dispone el país, y con el sistema operando al máximo, de acuerdo con las estimaciones que hizo el mismo presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), Félix Sosa. Ingeniero eléctrico, egresado de la Universidad Federal de Ceará, Brasil, Sosa tiene una trayectoria de 25 años en la empresa. Llegó a la presidencia en agosto del año pasado, en plena pandemia de Covid-19, y le tocó administrar la emergencia sanitaria, donde la ANDE jugó un papel significativo con las excepciones de pago y los recortes de tarifa.

“Nosotros consumimos el 31% de toda la energía que nos corresponde de Itaipú. Nos sobra un 69%. Según las proyecciones, estaríamos utilizando la totalidad de este paquete en 2033”, afirmó, entrevistado por el periodista Bruno Masi en su programa BMOnline.

“De acuerdo con el crecimiento vegetativo vamos a tener para comercializar hasta 2030, 2033, depende del crecimiento de nuestra demanda. Después, irá disminuyendo”, señaló.

Sosa afirmó que, de cara a la negociación del Anexo C del Tratado de Itaipú, durante la cual Paraguay intentará conseguir ventajas tarifarias respecto del precio de la energía cedida a Brasil, como también la libre disponibilidad para comercializarla en el mercado eléctrico regional, están en juego los derechos paraguayos sobre este importante excedente no consumido.

“Hay que analizar si queremos vender o mejorar la tarifa de la cesión del excedente”, explicó Sosa. Argumentó que el mercado eléctrico tampoco es una panacea, ya que en los últimos años, con el surgimiento de modalidades como el denominado Spot, por el que las empresas compran paquetes de electricidad a tarifas más que bajas, en horarios de consumo mínimo que por lo general es durante la madrugada, puso a la energía entre las comodities.

Unos 50.000 transformadores tiene la ANDE en el país. Foto: IP

Sosa indicó que la reciente noticia de que Argentina vende a Brasil excedente energético cedido por Paraguay es una operación en la modalidad Spot, que por lo general corresponde a transacciones que no se sostienen ni a mediano ni largo plazo. Consideró que por más atractivo que esto parezca para nuestras posibilidades de captación de recursos con la venta de electricidad a terceros, el Estado debe pensar en términos estratégicos.

“El mercado Spot es volátil. Diariamente varía el precio. Hay que pensar en qué quiero, asegurar el ingreso o entrar en la timba. Son decisiones estratégicas que se están estudiando en este momento a través del equipo negociador”, afirmó.

El ingeniero Sosa afirmó que la ANDE dispone de un Plan Maestro para los próximos 10 años, cuando ya hayamos agotado el excedente que ahora cedemos a Brasil y Argentina, y que contempla incluso el desarrollo de nuevos emprendimientos hidroeléctricos con Argentina, y la exploración en el campo de la energía solar, sobre el que señaló que, si bien representa una tecnología actualmente costosa, la generación de energía fácilmente podría ser equiparable a la potencia de Acaray.

Electricidad gratis, imposible

“La Ande necesita una inversión de U$S 6.500 millones para los próximos 10 años”, aseguró. Dijo que la empresa de electricidad está haciendo importantes inversiones en materia de infraestructura y mejoramiento de la distribución. “Tenemos obras en ejecución, llamados a licitación y líneas de crédito por U$S 1.700 millones”, agregó.

¿No te parece lógico que en este país, con tres grandes hidroeléctricas, la electricidad debería ser gratis?”, le preguntó Bruno Masi. “La facturación cero es definitivamente imposible”, le contestó Sosa. “Como paraguayo y presidente de la ANDE, lo que sueño es que no haya más cortes del servicio. No puede ser que tengamos tres hidroeléctricas y que tengamos cortes. Pero estamos trabajando para resolver esa situación con inversiones para adecuar la red a la demanda”.

Sosa indicó que la demanda crece en un 7% anual. “Con relación al año pasado crecimos 6% en potencia, es la correspondencia exacta de Acaray, 290 MW en febrero”, ilustró.

“La Ande se va a fortalecer con la inversión en infraestructura. La energía eléctrica es un recurso estratégico para el país”, argumentó, e indicó que el aporte de U$S 200 millones que Itaipú asignó a las empresas de electricidad de Paraguay y Brasil se destinará al mejoramiento de la red en zonas ya identificadas y de alta demanda, en el centro, sur y este del país.

Menos cortes, y más cortos

Señaló que en el último año la empresa consiguió disminuir los cortes de luz y también el tiempo de respuesta a las interrupciones del servicio. Dijo que en Asunción y el Área Metropolitana se registra un 20% menos de cortes, con un tiempo de reposición del servicio también acortado en un 45%. Contó que en San Bernardino los cortes se redujeron en un 88% durante la temporada. “En San Bernardino instalamos 40 transformadores de distribución”, informó.

Sosa resaltó las inversiones que están haciéndose en materia de distribución de energía, con la construcción de una tercera línea de 500 KV, de Itaipú a Iguazú, en Alto Paraná, donde funcionará una subestación de distribución. Estimó que estas obras podrían estar operativas en diciembre de 2022, con lo que el país va a estar en condiciones de aumentar la energía que retira de Itaipú.

Más capacidad instalada

En este momento tenemos dos líneas de distribución de 500 KV: de Itaipú a Villa Hayes y de Yacyretá a Villa Hayes. En Yacyretá ya podemos retirar el 100% que nos corresponde”, dijo.

Mostró un gráfico sobre la capacidad de retiro de potencia de Itaipú por parte de nuestro país: 4.465 MW. “Nos corresponde 7.000 MW, pero no tenemos esa capacidad”, afirmó. La línea de 500 KV en construcción aumentará la capacidad de retiro a 8.895 MW de la potencia disponible para nuestro país en Itaipú. “Para 2022 ya estaríamos retirando el 100% de nuestra parte de la energía producida”, aseguró.

Paraguay construye una tercera línea de 500 Kv. Foto: RM

Sobre el uso de toda esta energía, que registra un importante excedente, Sosa opinó que más que solo comercializarla con terceros en el mercado eléctrico, Paraguay debería atraer inversiones para el desarrollo de industrias intensivas que a la vez generen empleos de calidad.

El presidente de la ANDE señaló que las obras en ejecución, el plan de inversiones de la empresa en infraestructura, equipamiento Y recursos humanos, y la renegociación del Anexo C del Tratado de Itaipú, representan una inmejorable oportunidad para el país de obtener rentabilidad de su preciado recurso energético.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos