Conectáte con nosotros

Política

“El país pide a gritos el fin de la impunidad”, fuerte mensaje en misa del Te Deum

En el marco de los festejos patrios por los 210 años de vida independiente, en la Catedral Metropolitana de Asunción se llevó a cabo la misa religiosa del Te Deum, que estuvo presidida por el Arzobispo de Asunción, Monseñor Edmundo Valenzuela, y acompañada por autoridades de los tres poderes del Estado. La exposición religiosa estuvo marcada por fuertes críticas a los gobernantes por la situación de pobreza y corrupción que se encuentra sumida la Nación, que está golpeada por una crisis sanitaria sin precedentes.

El Te Deum de acción de gracias y súplicas a la patria se realiza para agradecer a Dios por lo bueno que se hizo y pedir por los desafíos que esperan una solución, según comenzó diciendo la autoridad católica. “Alzamos nuestras plegarias a Dios por nuestra historia y pueblo paraguayo. Somos ciudadanos del cielo, así como dice San Pablo. Tenemos una identidad aquí y ahora, pero a veces se contrapone en sus leyes y deseos con esa inmundicia que nos envuelve culturalmente e intenta arrastrarnos hacia la nada”, expresó.

Monseñor explicó que el hecho de ser ciudadanos del cielo es estar adherido al corazón de Cristo y a su Iglesia, servir con todo el entendimiento y voluntad. Los ciudadanos del cielo combaten asiduamente por la verdad y la virtud. Rehúsan además desobedecer a los mandamientos de la vida. Ellos aman la vida y buscan todo lo grande y verdadero para ayudar a la grande del pueblo de Dios.

“Sepamos descubrir la actitud libre y abierta. Porque Dios habla de mil maneras a través de los demás y de los acontecimientos. No nos cansemos de buscar la verdad, porque ella nos hará libre”, decretó.

¿Cómo festejar en medio de una crisis sanitaria?

Por otra parte, cuestionó severamente el hecho de cómo podemos manifestar alegría en medio de una terrible guerra sanitaria contra el implacable virus del Covid-19. “¿Cómo recordar con gozo los 210 años de la independencia? La memoria junto a la inteligencia y la razón nos estructura como personas y nación. Recordar a esos jóvenes próceres que pudieron dar frutos nobles y obrar en favor de su patria, movidos por ese deseo de dar un paso como nación libre y soberana. Eso nos enorgullece en cualquier circunstancia”, añadió.

Valenzuela agregó que los protagonistas de la independencia fueron honorables para dar valor a la cosa púbica, e instó además a no olvidar los antecedentes históricos en los que no ha faltado tensión y altibajos, entre quienes desean servir a la patria y servirse de ella.

“Hoy nos enfrentamos a dos guerras: la pandemia y la corrupción. Debemos salir victoriosos con las vacunas y con la vida moral de justicia y paz. La bandera forjada en estos ideales, porta el escudo con sencillez dice Paz y Justicia, recordando que el camino es la unión entre ambos”, aseveró.

El padre católico agregó que el país atraviesa perjuicios que amenazan su futuro y que la corrupción puede llevarla al borde de una grave crisis, si es que no se propone un sano debate nacional. “Hay un descontento por falta de respuestas serias. Debemos buscar una vía nacional para alcanzar los reclamos de larga data. Es urgente un debate en conjunto para la reforma”, afirmó.

Por otra parte, Monseñor declaró que se deben reconocer las buenas obras de Gobierno, pero que todavía acarrean muchas cuestiones pendientes. Resaltó que desde el 2019, los ingresos reales promedios vienen descendiendo de manera peligrosa. Casi 2 millones de compatriotas deben sobrevivir con un G. 10 mil por día. “Tenemos casi 254 mil nuevos pobres en los últimos 12 meses”, acotó.

Valenzuela además mostró preocupación por los 400 mil compatriotas que están desempleados. Mencionó que la inversión privada y el consumo han caído. “Las obras públicas son importantes y habrá que llevarlas hacia adelante”, dijo.

Por último, aseveró que la prioridad es recomponer las finanzas públicas, generar condiciones para que todos puedan salir adelante con el trabajo honesto y que la salud y la educación tengan la calidad para permitir igualar a todos ante Dios y la patria. “El país pide a gritos fin de la impunidad y el diseño de políticas públicas de crecimiento”, concluyó.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos