Connect with us

Política

Marcio Ocariz: “Grandes y pequeños productores pueden vivir en armonía”

Abog. Marcio Ocariz. Foto: Gentileza.

Abog. Marcio Ocariz. Foto: Gentileza.

Se activó la máquina electoral en el país, por un lado, fortalece la democracia, y, por otro lado, ralentiza las diversas actividades de la sociedad, pues el foco se centra en las distintas candidaturas que pugnarán en las internas de los partidos políticos oficialmente constituidos en el país, que buscan espacios de representación y de poder en las próximas elecciones generales de 2023.

Nació un nuevo movimiento dentro de los ya tantos movimientos internos de la Asociación Nacional Republicana (ANR). Este novel grupo de hombres libres es el Movimiento Agropecuario Republicano (MAR).

EL Nacional se puso en contacto con el líder de este nuevo movimiento, Abog. Marcio Ocariz, oriundo de Bella Vista Norte, Amambay. Ocariz terminó sus estudios de derecho en la Universidad Nacional de Asunción (UNA). Se desempeñó en su profesión como abogado en forma independiente, luego tuvo un paso como asesor jurídico del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC). Su experiencia en la Cámara de Diputados como asesor legislativo, cargo que lo logró por medio de un concurso público, le da el empuje necesario para ocupar un curul en el Congreso. Actualmente, se encuentra trabajando en el sector privado con empresas que vienen a invertir en nuestro país en el rubro agropecuario y de silvicultura.

Hoy, Marcio Ocariz está abocado totalmente en la campaña para llegar al Senado en 2023 por la ANR con el Movimiento Agropecuario Republicano.

Es saludable saber que dentro de la ANR emerge un nuevo movimiento interno. ¿Por qué se crea el Movimiento Agropecuario Republicano (MAR)?

Gracias por alegrarse de una renovación en la ANR, pero para nosotros los colorados es algo natural creer y ofrecer renovación, puesto que tenemos más de 134 años de historia, de liderazgos, pero el Partido quedó y seguirá por siglos más en lo que de nosotros dependiere.

El movimiento surge como respuesta a un clamor de un sector que es pilar fundamental dentro de la economía paraguaya, como lo es el sector agropecuario, con todas sus gamas de actividades y exponentes, que representa en el abordaje amplio desde el sector primario hasta toda la cadena, más de 35 % del PIB de la República del Paraguay, dando empleo a cientos de miles de compatriotas y aportando cuando hay buena cosecha y buena exportación de carne hasta  25 de cada 100 guaraníes que recauda el Estado para su funcionamiento.

Ese clamor es el tener representantes que puedan pugnar por el voto popular de manera democrática a los distintos cargos electorales, a los efectos de velar por la tranquilidad y el mantenimiento de la paz social dentro de la república, de manera a seguir teniendo la libertad, la seguridad, el apoyo técnico al desarrollo de todas las actividades agropecuarias lícitas y amparadas en la Constitución Nacional.

¿Cuál es el objetivo principal del movimiento?

Velar por la paz en el campo y ser la voz de ese sector olvidado dentro de la ANR, prácticamente desde el inicio de la era democrática.

Nosotros sostenemos que el agrarismo dentro de la ANR debe ser entendido como la realidad innegable que vivimos en el campo, donde el patrón, el peón, el tropero, el alambrador, etc., así como los pequeños, medianos y grandes productores agrícolas deben vivir en paz para que el sector productivo agropecuario siga siendo el motor inapagable de la economía paraguaya.

¿Quiénes son los líderes del movimiento?

La ANR solo permite un líder según sus estatutos y el reglamento electoral partidario, y ese es este servidor. Pero eso no impide que existan figuras que apoyen y empujen nuestra idea, como el Dr. Alejandro Díaz Arce, quien milita fervientemente en pos de lograr posicionar el movimiento en la difícil grilla de opciones que tendremos en nuestras internas en diciembre, y también están amigos que militan en las grandes listas que, por prudencia, no figuran públicamente, pero son fundamentales para nosotros.

El abogado en la entrada de su establecimiento agropecuario.

Cuando hablamos de agricultura y ganadería en Paraguay, saltan dos aristas: los grandes productores agropecuarios y los pequeños. ¿Qué planes tiene MAR para estos dos sectores?

Nosotros somos de la idea de que tanto grandes como medianos y pequeños productores deben y pueden vivir en armonía y pueden lograr una conjunción óptima en base a intercambios de conocimiento y métodos modernos de producción. Existen ejemplos muy exitosos de Gremios de la Producción que ayudan a los pequeños a instruirse en las técnicas modernas y eficientes de producción. Nosotros, desde el senado a priori y otros cargos que estamos apuntando, pretendemos hacer que los campesinos dejen de creer las eternas promesas de los políticos de izquierda que los mantienen en la pobreza con métodos arcaicos de trabajo y solo los usan como carne de cañón para invasiones. Eso debe ser combatido y gradualmente eliminado de sus vidas para que puedan trabajar y sentirse plenos como personas dignas en el campo.

El Paraguay tiene un grave problema de tierra. ¿Cómo el MAR ve esta problemática?

Para nosotros la propiedad privada es sagrada e inviolable, tanto en el campo como en la ciudad, y no vamos a apañar ninguna expropiación sin el consentimiento del propietario y con los recursos presupuestarios previstos para el efecto. Si no hay recursos no vamos a mentir ni a los propietarios ni a los campesinos. Trabajaremos para dotar de más recursos al Indert para comprar más tierra para los sin tierra.

Las tierras de Antebi (Antebi Cue) en el norte fueron expropiadas por el Estado, ¿qué impacto tuvo esta acción en dichas tierras?

Como habitante de esa zona puedo decirle que lastimosamente fue un fracaso porque esas tierras no son aptas para agricultura y, al no tener títulos, no se pueden obtener recursos para su mejoramiento con tecnología. Fue quizás uno de los últimos latifundios esas tierras de Cipasa que hasta hoy no fueron totalmente pagados por el Estado a sus propietarios, están orillando ya 80 millones de dólares. Esa expropiación fue hecha sin el más mínimo estudio de factibilidad, y hace 27 años no se tenía la tecnología que tenemos hoy. Creo que esas tierras deben ser vendidas a los ocupantes, sea quien sea, y que se legalice para generar un mejor porvenir para todos en esa zona.

¿Qué plan estratégico se debería ejecutar para impulsar el desarrollo de la zona del norte?

El Norte hoy en las tierras que son aptas ya cuenta con estancias, algunas con agricultura y otras con ganadería de punta, con la mejor producción sin nada que envidiar a las tierras del Sur.

También tenemos la planta de Celulosa Paracel que tiene 150.000 hectáreas y para su pleno aprovechamiento para producir, necesita 200.000 hectáreas más, eso implica un plan de inclusión de pequeños propietarios que podrán ser incluidos en la cadena y con eso producir la materia prima que son eucaliptos, que puede generar un rubro accesorio a los ganaderos, quienes pueden combinar los dos rubros y generar renta. He trabajado en la parte de preparación de suelo con una empresa de origen brasileña en varias estancias que tendrán los bosques para la Paracel. También debemos aumentar y potenciar la presencia de la FTC en esa zona para que se pueda trabajar sin tanto miedo, porque le puedo decir que se siente mucho temor al andar por esa zona, y también se debe potenciar los planes de Tekoporã y Tenonderã para que todos puedan salir de la pobreza.

Un tema sensible, el avance de brasileros que adquieren grandes extensiones de tierra en el país, ¿estamos perdiendo soberanía?, ¿qué acción tomaría MAR?

Para nosotros no existe tal avance, puesto que vienen y se someten a nuestra legislación, un brasilero ya sea persona física o jurídica debe pagar una tasa de 5 % por sacar su dinero del Brasil y debe pagar 27 % de impuesto a la renta si quiere retornar su lucro a su país, es decir, es una falacia eso que sus rentas obtenidas son remitidas a su país. También deben obtener radicación y pagar todos los impuestos que pagamos los paraguayos. Somos de la convicción de que todo ciudadano, sea paraguayo o extranjero, que compra desde una bicicleta hasta un campo de miles de hectáreas, debe ser considerado tan merecedor de los derechos que otorga nuestra Constitución como nosotros los paraguayos de nacimiento. No estamos perdiendo soberanía y MAR lo que hará es proteger a todos por igual en su libertad, su vida y su sagrada propiedad privada.

En estos días se ha hablado de un subsidio estatal a los grandes productores, ¿es justo esto?, ¿y para los pequeños productores?

Es una falacia, no existen subsidios para nadie, lo que hay es un auxilio estilo pytyvö para pequeños productores hasta 20 hectáreas, y si pasás eso, el Estado no te da ni un solo guaraní, lo que se estableció fue que la SET suspendiera los vencimientos para que se pudieran hacer los balances con mayor tranquilidad, calcular exactamente las pérdidas para la liquidación y pago de los impuestos con el fin de que el BCP permita a los bancos mantener la calificación de los productores que van a refinanciar sus deudas con la esperanza de que el año siguiente se pueda mejorar la cosecha.

Si MAR llegara al Congreso, ¿cuál sería la primera ley a presentar?

Por ahora, las leyes existentes son, hasta si se quiere, exageradas en cantidad, y lo que buscaría MAR es una ley, por ejemplo, para unificar todas las instituciones que trabajan con el campo, ya sea MAG, Senave, Senacsa, IPTA, para que se trabaje de manera unificada, así como potenciar al Fondo Ganadero y el CAH, de esta manera se unificarán a los mismos para tener una institución poderosa que trabaje de manera coordinada y más eficiente.

1 Comment

1 Comentario

  1. Luis Roberto Sanabria

    16 de enero de 2022 at 08:18

    Muy interesante y necesario la tercera opción dentro de la ANR, tengo plena confianza en este candidato ya que está viviendo en carne propia esta permanente amenaza de sectores radicalizado, mucha fuerza De Ocaris, desde cordillera ya puede contar con nuestro apoyo 🙏🇵🇾👪🚩

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos