Conectáte con nosotros

Destacado

Hipótesis de EE.UU. oscilan entre casos de terrorismo hasta narcotráfico llevados por Pecci

Fiscal Marcelo Pecci, asesinado el 10 de mayo en Colombia. Foto: Gentileza

Fiscal Marcelo Pecci, asesinado el 10 de mayo en Colombia. Foto: Gentileza

En el marco de las investigaciones del asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci en tierras colombianas, autoridades de Colombia, Paraguay y Estados Unidos están barajando una serie de hipótesis del frío hecho de sicariato. El FBI (Agencia Federal de Investigaciones) y la DEA (Administración de Control de Drogas) de los EE.UU. se sumaron al intercambio de informaciones. Las agencias norteamericanas consideran la teoría de que el hecho fue planeado y ordenado por un grupo terrorista internacional.

El diario colombiano El Tiempo publicó el miércoles que ambas agencias norteamericanas se sumaron a aportar pistas en el proceso investigativo encarado por autoridades de Colombia y Paraguay.

Hezbolá

Entre las hipótesis que maneja el esquipo de investigación conformado, se menciona el antecedente inmediato de agosto del 2021, cuando Pecci encabezó la detención en Alto Paraná de Kassem Mohamad Hijazi, un ciudadano brasileño de origen libanés implicado en la financiación del terrorismo de Hezbolá a través de una red de lavado y corrupción que operaba en la Triple Frontera con “capacidad de blanquear cientos de millones de dólares” para el narcotráfico.

A pocas horas de esta detención, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones anticorrupción contra Hijazi, su primo hermano Khalil Ahmad Hijazi y una de sus asociadas, la empresaria paraguaya Liz Paola Doldán González, así como a cinco empresas en Paraguay.

En enero de este año, Kassem Hijazi, quien se encuentra recluido en la Agrupación Especializada en Asunción, se negó a ser extraditado a los Estados Unidos de manera voluntaria. Luego, en abril, el juez José Delmás hizo lugar al requerimiento de extradición del Tribunal Distrital de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York y la sentencia está actualmente en trámite de ejecución.

A Ultranza Py

En otra parte de la publicación, se señala que los tres países sospechan que las conexiones de los grupos criminales que operan en sus territorios, con tentáculos en otras dos naciones, podrían tener implicancia directa con el asesinato del fiscal paraguayo que ocurrió por la mañana del martes pasado, en una playa privada, cuando dos sicarios, que llegaron en una moto acuática, lo atacaron a tiros.

La Policía de Colombia ya emitió las primeras imágenes de los sospechosos, extraídas de los circuitos de seguridad del hotel donde el fiscal Pecci se hospedaba con su esposa, y no descarta la posibilidad de que los asesinos habrían viajado desde Paraguay hasta Colombia. Otra hipótesis, de más peso, que se maneja es que los sicarios fueron contratados por un grupo de narcotraficantes.

En esta última hipótesis, las autoridades de Paraguay creen que la orden para matarlo fue dada por organizaciones delincuenciales afectadas por los procesos que llevaba a cabo el funcionario contra redes de narcotráfico y crimen organizado, como el operativo A Ultranza Py, que seguía una conexión colombiana del exdiputado Juan Carlos Ozorio, actualmente preso, y del pastor prófugo José Insfrán.

¿Represalia del “Clan del Golfo”?

El abanico de posibilidades sigue abriéndose y los responsables de la investigación incluso analizan que todo esto responde a una “situación de represalia” del Clan del Golfo contra el Gobierno de Iván Duque, en venganza por la entrega de su líder Dairo Antonio Úsuga, conocido como “Otoniel“, a la justicia estadounidense tras su captura en octubre.

En días anteriores, el grupo narco ha matado a ocho personas, entre ellos tres civiles, tres militares y dos policías en esta ofensiva, así como ha quemado casi 190 vehículos en el norte del país. En la mayor demostración de fuerza del narco en tiempos recientes, el Clan del Golfo también ha frenado la actividad en centenares de municipios de nueve de los 32 departamentos de Colombia.

Los traficantes de Otoniel han salido igualmente a carreteras, con armas cortas y fusiles, a detener vehículos y prenderles fuego, tras bajar a sus ocupantes. Ante la amenaza, localidades de Antioquia, Chocó, Córdoba, Sucre y Bolívar –los departamentos más afectados– han optado por el encierro.

Habrá novedades, anunció embajador

El embajador de Colombia en Paraguay, Fernando Sierra Ramos, se reunió con el presidente del Congreso, Óscar Salomón, y otros parlamentarios que integran la Comisión de la Lucha contra el Narcotráfico.

Tras la reunión habló en conferencia de prensa, donde señaló que se dispuso el trabajo de 15 fiscales especializados para indagar en el caso del asesinato del fiscal antidrogas, Marcelo Pecci. Sostuvo que las investigaciones avanzan rápidamente, por lo que creen que en las próximas horas podría haber más novedades.

“Se ha dispuesto el despliegue de todo el aparato del Estado para dar una pronta respuesta”, expresó a los medios. “Rechazamos este crimen que enluta a estas dos naciones hermanas, y lo que quiere la Cámara de Senadores es avanzar rápidamente en los hechos de investigación”, continuó.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!