Connect with us

Política

Clarita Martínez: “Los políticos priorizan sus campañas antes que la gestión pública”

Clarita Martínez es politóloga y comunicadora. Foto: Gentileza

Clarita Martínez es politóloga y comunicadora. Foto: Gentileza

POR Martín Ramírez Machuca
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

El país está sacudido por un tendal de supuestos hechos delictivos que involucran a referentes del actual gobierno y del anterior. Además de eso, reina la incertidumbre, una inflación galopante, inseguridad y otros problemas sociales que requieren una profunda reforma del Estado. Los políticos están obnubilados y anestesiados contra la miseria en la que el pueblo actualmente está sumido. Solo miran y cuidan sus campañas proselitistas, a pesar de la extemporaneidad anticonstitucional para aquellos que aún están en función de gobierno. Con el fin de entender aún más este panorama político que atosiga a la sociedad, El Nacional conversó con Clarita Martínez Verdún, politóloga y comunicadora, quien nos da su apreciación sobre la vorágine de la política criolla.

Clarita es una profesional de palabra mayor, conozcamos sus credenciales. Es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional de Asunión (UNA) y licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Asunción (UAA). En ambas carreras, se graduó con honores. Es especialista en Educación, con énfasis en Educación Universitaria. También culminó la carrera de Sociología y ahora se encuentra en proceso de elaboración de tesis. Lleva más de 10 años trabajando en medios de comunicación: en prensa escrita, radial y televisiva. También se desempeña como docente de la carrera de Periodismo en la UAA. Es columnista del diario El Independiente. Ha realizado cursos en el exterior sobre Sistemas Democráticos y Economía. Estuvo en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en Argentina y en la Universidad de la República (Udelar) en Uruguay.

-Nuestro país está pasando por una etapa muy candente en el plano político, ¿cuál es tu lectura de la situación actual?

-Estamos en un año electoral, en el cual abundan los enfrentamientos, las denuncias y los conflictos entre políticos. Muchos optan por el rekutu (reelección) y priorizan sus campañas proselitistas antes que la gestión pública. Mientras que ellos hacen campaña, el pueblo está pasando muchos problemas sociales y económicos. Estamos en un Paraguay desgobernado. Pero no todo el panorama es malo, porque hay algunas figuras nuevas, preparadas y frescas que se lanzan a la política, y eso representa esperanza. Necesitamos mejorar la calidad de nuestros representantes, de lo contrario, seguiremos condenados al retraso y la pobreza.

-La ANR tiene dos precandidatos para las generales del 2023, pero ambos están embarrados por supuestos casos de corrupción, ¿qué movimiento tendría más chances de ganar las internas?

-Estas elecciones internas de la ANR serán las más sangrientas y reñidas. Tanto Santiago Peña como Hugo Velázquez son candidatos muy fuertes, porque tienen estructura y recursos económicos para llevar adelante una campaña política. Tienen un liderazgo político bien desarrollado. Por eso creo que tendrá chance el que maneje mejor la comunicación, el que llegue más al pueblo, el que proyecte mejor sus propuestas y el que tenga más conexión con la ciudadanía. Aún es difícil saber con exactitud quién podría ganar, pero sí será una batalla muy dura, muy conflictiva, con muchas heridas, que incluso podría poner en peligro el abrazo republicano al final de los comicios internos.

-En el frente opositor apareció la concertación que aglutina a una serie de movimientos y partidos minoritarios, ¿cuál sería tu análisis sobre este nuevo escenario que se presenta?

-La concertación es una vía interesante a la cual recurre la oposición. Pero no va a prosperar si hay división. Por ahora, Euclides Acevedo se aleja de la concertación, llevará unos cuantos votos y eso podría favorecer al partido de gobierno. Si Euclides se mantiene afuera solo dividirá los votos. La figura de la concertación tendrá éxito si se tiene una unidad real entre los principales líderes y también si se logra convencer a los electores, quienes tienen una percepción muy negativa de la clase política, porque se sienten abandonados y engañados por la mala gestión de los gobernantes. Se debe convencer a los electores para que recurran masivamente a las urnas para marcar la diferencia.

-Están de moda los debates, hace unos días dirigiste uno de ellos, ¿cual es tu evaluación de esa experiencia?

-Estuve como moderadora en el debate organizado por los estudiantes de la Facultad de Economía de la UNA. El debate es muy importante para conocer a profundidad a los candidatos. La democracia implica participación ciudadana y conexión entre los políticos y la sociedad. Debemos generar espacios en donde haya análisis, debates de calidad e intercambio de ideas para que podamos trabajar en la construcción de un país mejor y con oportunidades para todos, sin distinción. Es muy importante nutrir de contenido a los ciudadanos, empoderarlos de información para que puedan votar con criterio.

-Es muy común en época electoral que los precandidatos hablen de las maravillas que harán una vez instalados en el sillón presidencial, ¿qué de verdad hay en esos discursos?

-En los discursos hay mucho populismo, poesía y filosofía barata. También algunos cayeron en la incoherencia. Siempre hay promesas. Pero gran parte de los electores están cansados de los corruptos y mentirosos. Esperamos entonces que los ciudadanos, a la hora de votar, analicen con mucho criterio las promesas, el perfil político-académico, la trayectoria y los antecedentes de los candidatos. Debido a los malos políticos en el Paraguay estamos mal, hay gente que pasa hambre, hay una inseguridad reinante y muchos otros problemas. La política define nuestra vida y nuestro futuro, por eso debemos votar con criterio y barrer a los corruptos de las esferas del poder. Lastimosamente, en Paraguay caímos en manos de políticos desinteresados e inhumanos, a los que no les importa el dolor y el sufrimiento del pueblo. Solo les importa mantener sus privilegios y enriquecerse.

-La lista sábana está desapareciendo lentamente, esto abre una oportunidad para que cualquier ciudadano pueda candidatarse, ¿qué tan saludable es este hecho para la construcción de un nuevo país?

-Apoyo la reforma que se hizo en el sistema electoral, considero que el desbloqueo de listas es muy saludable para nuestra frágil e incipiente democracia. Con la lista sábana entraban todos en paquete, los bandidos y corruptos. Ahora hay cierto filtro, pero debemos reconocer que la estructura y los recursos económicos siguen pesando mucho en los comicios. La decisión final la tienen los electores, si hay una participación multitudinaria, se puede marcar la diferencia en la balanza electoral. Y sacar afuera a los políticos inescrupulosos, improvisados y con cero predisposición para trabajar por el pueblo.

-En estos últimos tiempos se ha visto que el Congreso cumple funciones que le corresponden al Poder Judicial, ¿se entendería esto como una dictadura parlamentaria?

-Muchos de los parlamentarios no saben legislar, están solo para votar a favor de proyectos de ley que favorecen a sus intereses personales o al grupo que le financió la campaña. La degradación de la clase política es preocupante, estamos en manos de políticos que viven alejados de la realidad social y las necesidades de la ciudadanía. Uno de los desafíos es mejorar la calidad de nuestros representantes, porque los parlamentarios de la actualidad han causado mucha decepción a la gente, han dado prioridad a sus respectivos bolsillos.

-¿Cómo se podría reducir la intromisión de un poder del Estado a otro?

-Mejorando la calidad de nuestros gobernantes y con la participación ciudadana, que debe controlar y supervisar la gestión de las autoridades y el manejo de la cosa pública. La ciudadanía debe estar en alerta permanente y exigir buena gestión a los políticos. Y aquel político involucrado en escándalos de corrupción y mala gestión debe renunciar, pero para eso debe haber una fuerte presión social.
También precisamos de un Poder Judicial más operativo, que no deje impunes los casos de corrupción que salpican a los políticos.

-En tu recorrido diario por motivos de trabajo como comunicadora, ¿alguna anécdota pintoresca que te ha tocado?

-Muchas veces llegué a casa en bancarrota emocional, porque he sido testigo directo de las necesidades del pueblo. Me duele ver sufrir a la gente, me destroza el corazón ver tanta desigualdad social. Me tocó hacer coberturas en los Bañados y me afecta mucho ver que las personas vivan en condiciones inhumanas. Pero también tuve momentos de mucha alegría. Este pueblo es cálido y compasivo. Una cobertura pintoresca fue que una vez me picaron varias hormigas en un enlace en vivo, fue en una de las plazas de Asunción. Y tenía que soportar a las hormigas porque ya estaba al aire. No sé qué habré dicho en esa nota, pero lo hice todo rápido (risas).

-Como polítologa, ¿cuál es la receta mágica para reordenar este gastado modelo político?

-Necesitamos una transformación de la política. El trabajo debe ser en varios frentes. Uno de ellos es invirtiendo más en Educación, para que tengamos una ciudadanía empoderada y exigente, con mucho criterio y contenido. También necesitamos de un Poder Judicial que castigue a los políticos corruptos. Y mejorar la calidad de nuestros representantes con el voto responsable. Los grandes problemas del país se pueden resolver con políticas públicas diseñadas acordes a la realidad y las necesidades. Pero, para eso necesitamos sanear la clase política, apostando por personas honestas, preparadas y con amor profundo a su pueblo.

 

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!