Connect with us

Agenda cultural

“Botánica surrealista”, de Daiana Stanley, en Galería Verónica Torres

En el marco de Noche de Galerías 2021 se encuentra disponible la muestra Botánica surrealista, integrada por 20 grabados a punta seca de la artista Daiana Stanley. La exposición es presentada por Verónica Torres Colección de Arte y puede ser visitada hasta el 30 de septiembre en su local, ubicado en el Paseo de las Artes del Shopping Mariscal (Quesada 5050).

En el texto curatorial, Ángel Luis Carmona expresa sobre las obras: “Constituyen un insólito herbario en el que conviven, sorprendentemente sin ningún conflicto, la técnica minuciosamente realista de los registros botánicos con una desbordante imaginación para combinar las exuberantes y azarosas formas de la naturaleza con el preciso orden de la geometría. Por supuesto que el riguroso y lineal blanco y negro, junto a la delicada gradación de los sombreados remiten tanto a las ilustraciones de aquellos añosos libros de botánica, como también a las viejas gráficas de los tratados de geometría, cuyas bellezas quedaron camufladas por su utilidad didáctica. Quizás un guiño cómplice para recordar y homenajear un oficio desplazado por fotos e infografías”. 

Carmona explica que “Daiana Stanley denominó a la muestra Botánica surrealista, lo que implica que no se trata de vegetales imaginarios sino reales, aunque sometidos a un ejercicio de imaginación que agrega una dimensión extra a esa realidad. Así cada planta (la mayoría de ellas endémicas o autóctonas de Paraguay) resulta reconocible por la precisa, minuciosa, obsesivamente detallista reproducción de algunas de sus características más significativas: una flor, un tallo, la forma de una hoja o la distribución de unas raíces. Una vez bien establecida la identidad botánica, el juego de extrapolaciones agrega una nueva dimensión, como si se tratara de ejemplares al mismo tiempo únicos y modélicos, una encarnación mítica de la esencia vegetal. Como ya quedó dicho, gran parte de esas extrapolaciones con las que la artista reconfigura sus modelos botánicos son geométricas, aunque algunas otras, como Ruda Machohembra, tienen cierto tono irónico o, en el caso del Jaguarete Ka’a, se trate más bien de un efecto de espejo”.

Asimismo, el curador resalta otro punto importante en las obras de Stanley: “Definitivamente le gusta la ironía. El universo de la botánica es de entre todos los temas posibles uno de los que presenta dos caras más divergentes: la seriedad y rigor circunspecto de los latines de la nomenclatura con los que se registra a las plantas en las taxonomías científicas y, en cambio, el frecuente y alegre uso en las denominaciones populares de la metáfora, a veces simplemente descriptiva, como en el Yacaré Irupé; pero las más de las veces guiadas por un gusto por las denominaciones humorísticas que no pocas veces desembocan en el abuso, como en Pombero rekaka, o inclusive en la “herejía”, como en Niño azoté, que conserva en su color la memoria de los castigos propinados por la Virgen María al Niño Jesús”. 

 

Carmona finaliza su presentación señalando que “las veinte láminas (es bueno llamarlas como se las denominaba en los libros escolares de botánica) del herbario, al mismo tiempo real e imaginario, que la artista ofrece son mucho más que una demostración de preciosismo técnico, son también la expresión de una poderosa idea fuerza: la puesta en escena de una faceta mágica de la naturaleza de los vegetales. La artista ha visto y nos está mostrando en sus trabajos algo que estaba allí pero que no veíamos, una magia que las nomenclaturas de la botánica científica han perdido de vista, pero que los nombres comunes todavía recogen con el ingenioso tinte del humor popular. El mágico herbario de Daiana Stanley es como posar una mirada indiscreta en el espíritu oculto, en la intimidad privada de los vegetales”. 

Sobre la artista 

Daiana Stanley (1978) es ilustradora independiente, formada en artes visuales. Sus grandes fuentes de inspiración son la música y la literatura, lo que la llevó a realizar varias colaboraciones con escritores y editores nacionales. En 2016 fue honrada con la mención de honor del Premio Pindú y también fue galardonada en el concurso San Roque González de Santa Cruz, ISEHF.

Realizó exposiciones individuales y participó en varias colectivas, entre ellas la presentada por Galería Larissa Giménez (Planta Alta), en la 8ª Bienal del Mercosur en 2011.

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!