Conectáte con nosotros

Economía

Argentina se dispone a competir con incentivos fiscales a zonas fronterizas

El tema fue tapa esta semana de los principales diarios argentinos. El proyecto de Presupuesto 2021, que se trata en el Parlamento argentino, incluyó un régimen impositivo diferenciado para cuatro ciudades fronterizas de la provincia de Misiones, San Javier, Andresito, San Vicente y Posadas.

El tema surge en momentos en que los diversos sectores económicos de Encarnación presionan al gobierno de Mario Abdo Benítez por la apertura del puente internacional “San Roque González”, mientras en Posadas los gremios empresariales se niegan con el argumento de una asimetría solo salvable con las medidas que se acaban de anunciar.

Es la primera vez que el gobierno federal de Argentina accede a conceder incentivos fiscales de tal magnitud a la provincia de Misiones, que según los medios argentinos constituía ya un reclamo histórico de los distintos sectores productivos provinciales a Buenos Aires.

Sin embargo, Misiones pretendía que la medida tenga alcance sobre todo su territorio y no solamente en cuatro ciudades. El temor es que las exenciones impositivas, que buscan equilibrar la balanza con los países vecinos, terminen produciendo asimetrías internas con el resto de la provincia que queda fuera del alcance de la ley.

La norma hace una quita de impuestos importante, entre la eximición del IVA, Ganancias, impuesto sobre los Bienes Personales, sobre los Créditos y Débitos de cuentas bancarias; impuesto a los combustibles, al dióxido de carbono y gas de uso automotor, que según los cálculos que hace el gobierno provincial, permitirán una mayor competitividad con Paraguay y Brasil, y triplicar las exportaciones en los próximos años.

Equilibrar la balanza

Desde la Cámara de Comercio de Posadas se celebró la noticia. De hecho, el titular del gremio Sergio Bresiski había señalado a El Nacional la semana pasada que aguardaban esta respuesta del gobierno de Alberto Fernández, quien curiosamente visitaba Misiones ayer cuando la Cámara de Diputados incluía el régimen impositivo especial en el Presupuesto de su gobierno para el año que viene.

Bresiski había resaltado la necesidad de una normativa en este sentido para equilibrar la balanza con la vecina Encarnación, que urge la apertura del puente internacional sobre el río Paraná, por el que el gremio de comerciantes asegura que se fugan unos U$S 1.000 millones anuales de la economía de la ciudad.

La medida era esperada de cara, precisamente, a la apertura de la frontera, que se creía no iría a producirse por los siguientes meses, por lo menos hasta fin de año, pero que a juzgar por los últimos anuncios del gobierno argentino se estaría adelantando para los primeros días de noviembre.

El adelanto del desbloqueo fronterizo que rige desde marzo por la pandemia de Covid-19, no encontrará sin embargo a Posadas en la misma situación que antes de la crisis sanitaria, ya que el derrumbe de la moneda argentina terminó posicionándola en un escenario muy favorable respecto a Encarnación.

El gremio de Bresiski es contrario a la apertura del puente “San Roque González”, ni aún con el atractivo que puede significar que las largas filas de vehículos sean de compradores paraguayos que llegan, y no de argentinos yendo a dejar sus pesos en Paraguay.

Asimetrías

“Estos beneficios impositivos tienen que ver con las asimetrías externas que experimentamos, pero también con el hecho que como provincia periférica de la gran centralidad argentina, necesitamos mejorar la competitividad interna que permitan que nuestros productos lleguen a Buenos Aires, donde está el puerto, donde nacen los trenes, donde hay energía más barata”, explicó Bresiski. “Este régimen impositivo responde a las dos lógicas, ser competitivos con la frontera y también al interior de Argentina”, añadió.

Dijo que “no hay que apresurarse”, que este “es un tema que todavía se está debatiendo en qué va a consistir y cómo se va a aplicar”. “Es un proceso que lleva su tiempo, y sobre todo el tiempo de la gestión de la política, hay que ser prudentes, esperar que se reglamente y después ver cómo vamos a trabajar”.

Bresiski también cree que la creación de una zona impositiva especial de solo cuatro municipios puede provocar la temida asimetría con el resto de la provincia, pero ve la iniciativa federal como una “prueba piloto que hay que acompañar”.

“Yo creo que esto debe aplicarse al ciento por ciento del territorio misionero, y debe alcanzar al ciento por ciento de las industrias y comercios de la provincia”, señaló.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos