Conectáte con nosotros

Política

Argentina otorga refugio político a familiares de integrantes del EPP

Myriam Villalba, madre de María Carmen, una de las dos niñas fallecidas en Yby Yaú. Foto: Archivo

Myriam Villalba, madre de María Carmen, una de las dos niñas fallecidas en Yby Yaú. Foto: Archivo

El gobierno argentino le otorgó refugio político a la madre de María Carmen, una de las dos niñas Villalba fallecidas el 2 de septiembre pasado en Yby Yaú, Concepción, en una supuesta incursión contra el grupo armado autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), Myriam Villalba, y al resto de la familia residente en la provincia de Misiones, entre quienes se encuentra una niña homónima de Magna Meza, una de las tres principales líderes del EPP y una de sus figuras más buscadas: Magna Esmeralda Meza, hija de Aldo Meza y Rosa Villalba, una de las hermanas de Carmen Villalba, la líder del grupo recluida en la Cárcel de Mujeres.

El refugio político, que incluye también a otras tres mujeres: Alexandra Monserrat Villalba, Mariana de Jesús Ayala Villalba, y Daniela Esperanza Meza Villalba, fue resuelto el 18 de febrero pasado por la Comisión Nacional de Refugiados de Argentina (CONARE), luego de varios meses de gestión de la familia a través de La Gremial de Abogados de Argentina, organización que ejerce la representación legal de la familia en el vecino país.

Más allá de que el refugio político es una institución humanitaria, y en teoría no constituye ningún juicio sobre la situación del país de donde proviene el refugiado, resulta inevitable la lectura política, más en este caso con una controversia diplomática instalada por la diferencia de lecturas que tienen ambos países de lo ocurrido en Yby Yau el año pasado, que tuvo como víctimas fatales las niñas Villalba, Lilian y María Carmen, que a la luz de los documentos que se han hecho públicos eran ciudadanas argentinas.

Es evidente que con la condición de refugiados a la familia el gobierno de Alberto Fernández deja en claro que no cree la versión oficial de su par Mario Abdo Benítez, de que las niñas fueron abatidas en un enfrentamiento con el grupo armado integrado por sus padres, mientras los visitaban en su campamento en el bosque, y que más bien se inclina por validar el testimonio que ofrecieron Tania Tamara, de 19 años, y Tamara Anahí, de 14, melliza de Carmen Elizabeth, la hija de Carmen Villalba, que se encuentra desaparecida desde fines de noviembre, y que las organizaciones argentinas aseguran que está en poder la Fuerza de Tareas Conjuntas (FTC).

Ambas declararon haber escapado a la incursión de la FTC en Yby Yaú, y también a la del 20 de noviembre en la zona de Cerro Guasú, donde se encontraban con Laura Villalba, y donde desapareció la melliza de 14 años de Anahí, que se encontraba mal herida al momento de su desaparición, según dijeron.

Anahí declaró ante el Comité del Niño de Naciones Unidas, acompañada por Marisa Graham, de la Defensoría Nacional de Niñas, Niños y Adolescentes de Argentina; mientras que Tania lo hizo ante la Relatoría Especial de Ejecuciones Sumarias de Naciones Unidas. Ambas dijeron que Lilian y María estaban con vida cuando fueron detenidas por la FTC el 2 de septiembre, y que fueron ejecutadas, y sus cuerpos preparados para montar la versión oficial del gobierno paraguayo.

Argentina viene reclamando a Paraguay la apertura de una investigación independiente de los hechos que derivaron en la muerte de ambas niñas, exigencia que se vio reforzada el 5 de febrero pasado con el pronunciamiento de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, con base en los testimonios de Tania y Anahí.

Diversas manifestaciones por las niñas fallecidas en Yby Yaú se vienen realizando desde el año pasado en Argentina. Foto: Marcos Otaño

Diversas manifestaciones por las niñas fallecidas en Yby Yaú se vienen realizando desde el año pasado en Argentina. Foto: Marcos Otaño

“Se han perdido pruebas importantes. Los cuerpos de Lilian y María Carmen fueron inmediatamente enterrados y la ropa que presuntamente vestían cuando fueron asesinadas fue destruida. Cuando sus cuerpos fueron posteriormente exhumados, las autoridades paraguayas confirmaron que ambas niñas habían sido asesinadas por múltiples disparos. Sin embargo, los cuerpos de las niñas fueron enterrados de nuevo rápidamente y no se hizo caso de las peticiones de un estudio forense independiente. En cambio, las autoridades paraguayas presentaron cargos de “asociación con el terrorismo” contra las madres de las niñas, que viven en Argentina, y contra su tía, Laura Villalba”, señala el comunicado divulgado por la oficina de Bachelet.

La Cancillería paraguaya contestó con un comunicado el pronunciamiento de Bachelet, argumentando con la versión oficial de los hechos, y considerando que la exmandataria chilena no tomó en cuenta la información proveída oportunamente por nuestro país a solicitud de diversos mecanismos de protección de los derechos humanos del ámbito de las Naciones Unidas. Cancillería agregó que el pronunciamiento de Bachelet “compromete seriamente la objetividad” en torno a los hechos.

Persecución

“Con el refugio se entiende que el Estado argentino considera que la integridad de los integrantes de la familia Villalba corre riesgo en Paraguay”, señaló el abogado argentino Gustavo Franquet, miembro de La Gremial de Abogados que asiste a la familia Villalba en el vecino país.

«El tema Paraguay no fue sencillo. La Gremial está en Paraguay (como está en Perú) casi desde antes de constituirse como Gremial. En soledad absoluta. A veces ninguneados y hasta un poco puteados también (por apoyar jurídicamente y defender gente que lucha con las armas). No la pasamos bien en tiempos de gobiernos «progresistas» en Nuestra América. Defendimos a los Seis del Partido Patria Libre en tiempos muy difíciles durante la presidencia del Obispo Lugo. Como hoy Defendemos a los presos acusados de pertenecer al EPP Siempre manteniendo el mismo rumbo», publicó a su vez la organización en sus redes sociales.

«Hace muchos años que la Gremial dio una mano para sacar de la zona de conflicto armado a muchos niños hijos de militantes del EPP con sus madres. La Gremial era apenas conocida en esos años. Algunas señoras vinieron embarazadas. Escapando en algunos casos de una muerte segura. Se establecieron en Puerto Rico, Misiones y ahí los niños fueron creciendo, estudiando e integrándose. Sus madres estudiaron, como Laura que es enfermera. (Myriam es abogada)», agregó.

“La persecución de la familia Villalba en Paraguay no es de este gobierno solamente, ni surge con la muerte de las niñas; hay una larga historia de persecución, de impedir el desarrollo de una vida familiar, de criar a sus hijos; es una larga historia que está documentada y además no es el único caso; cualquiera que lea los medios de comunicación en Paraguay ve que varias de las familias de militantes del EPP han sido atacadas por desconocidos y también por fuerzas del Estado”, señaló Franquet. Afirmó que “es muy difícil ser familiar de militantes del EPP en Paraguay, y eso es inocultable”.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos